La tecnología más moderna y avanzada al servicio de un corazón saludable

  • Electrocardiograma convencional de 12 derivaciones.
  • Pruebas de esfuerzo (también conocidas como Ergometría o Stress Test), es una técnica fundamental para el diagnóstico y seguimiento de las enfermedades coronarias (angina de pecho, post-infarto, etc.). La utilizamos para conocer la capacidad de esfuerzo y la respuesta del corazón frente al ejercicio físico, ya que puede poner de manifiesto alteraciones cardiovasculares, no presentes en reposo, y que solo pueden desencadenarse con el ejercicio físico. Sus indicaciones son cada vez más amplias, además de en las enfermedades coronarias se realizan también, en el estudio de la hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, alteraciones del ritmo, cardiopatías congénitas, etc.
  • Ecocardiografía-Doppler color, los ultrasonidos nos aportan información sobre el estado y funcionamiento de las válvulas cardiacas, el interior y tamaño de las cavidades cardiacas, el grosor de sus paredes, su movimiento, la función contráctil del corazón, global y segmentaria, además, puede proporcionarnos datos sobre la circulación pulmonar y sus presiones, la porción inicial de la aorta y la existencia de líquido alrededor del corazón (derrame pericárdico), así como más referencias imprescindibles para saber el estado del corazón.
  • Holter de ECG de 24 horas, es un registro continuo del ritmo cardiaco, que se almacena en un pequeño dispositivo electrónico. Es imprescindible para detectar la presencia de arritmias cardiacas (taquicardias, bradicardias, extrasístoles), de trastornos de la conducción cardiaca (bloqueos, paros), o para diagnosticar la presencia de periodos de isquemia (falta de riego sanguíneo) del músculo cardiaco, correlacionando así determinados síntomas subjetivos, que puedan ocurrir en la vida cotidiana de los pacientes, con trastornos del ritmo cardiaco.
  • Holter de presión arterial de 24 horas o monitorización ambulatoria de la presión arterial, para conocer el comportamiento de ésta durante todo un día de observación. Está indicado en el diagnóstico, seguimiento y respuesta al tratamiento de la hipertensión arterial (MAPA). Permite correlacionar la actividad cotidiana del paciente con sus valores de presión, diagnosticar la presencia de crisis hipertensivas, así como episodios de bajada de la presión arterial, especialmente caídas bruscas en pacientes que presentan síncopes de repetición.
Pide una cita
corazon, tecnologia